Arum para el jardín

El aro es una especie herbácea perteneciente a la familia Araceae. Suele crecer en sotos y huertos, sobre todo a la sombra aunque también puede vivir a pleno sol. Es poco o nada conocida en jardinería y no se comercializa en viveros.

Su pariente la Cala (Zantedeschia aethiopica) es mucho más famosa por sus vistosas flores y lo extendida que está como planta de maceta. El aro es más rústico pero presenta la gran ventaja de resistir heladas y temperaturas de hasta 20 ºC bajo cero.

No le gusta mucho el calor y aridez del verano y sus tubérculos empiezan a emitir brotes al frescor del otoño. Durante el invierno y la primavera se sigue desarrollando a buen ritmo y forma densos tapices de un color verde brillante.

Al final de la primavera florece discretamente ya que la espata, similar a la de la cala pero mucho menos llamativa, se oculta entre el follaje. Cuando empieza el calor veraniego va marchitando hojas y madurando el fruto.  Las bayas empiezan verdes y cambian a amarillo y naranja hasta que maduran en un rojo vivo. En ese momento puede que la planta ya no tenga hojas.

Se multiplica muy bien por división de rizomas, que se pueden incluso cortar en trozos aunque no se recomienda entrar en contacto con sus jugos ya que todas las partes de la planta son tóxicas.

Deja un comentario