Superviviente de la concentración parcelaria

Concentración parcelaria: Agrupación de varias fincas rústicas de pequeña extensión pertenecientes a diversos dueños para unificarlas y facilitar su cultivo.

Los beneficios económicos de la concentración parcelaria son evidentes ya que se economiza el riego y se facilitan las tareas a los agricultores que no tienen que visitan muchas parcelas. Los trabajos de plantación y cosecha son también más sencillos y el espacio se aprovecha al máximo, aumentando la producción. No obstante, el gasto de esta obra también es enorme y se continúan efectuando trabajos de drenaje, mejora de caminos y entubado y automatización de riegos.

De lo que quería hablar era de la huerta de antes de la concentración. Estaba llena de caminos y pistas, acequias descubiertas llenas de fauna, ribazos llenos de vegetación y, sobre todo, había mucho arbolado y huertos particulares en todos los rincones. Los árboles casi siempre frutales plantados como melocotoneros, higueras, albaricoqueros, almendros, cerezos, olivos y nogales. Pero también silvestres como olmos, moreras, tamarices, álamos y fresnos. También se veían alineaciones de árboles plantadas como pantalla contra el viento de cipreses, aligustres, o lombardos. Y pinos carrascos (Pinus halepensis) como el de la foto.

Este superviviente de la concentración resiste ahora en solitario los vientos de la zona, además de los arados y subsolados en sus raíces. Me sorprende que siga en pie estando a menos de 100 metros del río, con lo cerca que está del freático.

Deja un comentario